Qué es el Growth Mindset y su vínculo con la productividad

El concepto Growth Mindset o mentalidad de crecimiento fue desarrollado por la psicóloga estadounidense Carol Dweck. Según lo que plantea, un mindset o mentalidad es una percepción o teoría que las personas tienen sobre sí mismas y que puede afectar sus vidas, habiendo dos tipos: el growth mindset y el fixed mindset (mentalidad fija).


La mentalidad fija asume que cosas como el carácter, la inteligencia o la creatividad son algo dado al nacer y que no pueden ser modificados de ninguna forma. Las personas con este tipo de mentalidad consideran al éxito como una medición o comparación de las propias habilidades con las de otros. Luchar por el éxito y evitar a toda costa el fracaso mantienen la sensación de ser exitoso.

 
Por el contrario, la mentalidad de crecimiento hace a la persona sentirse motivada por los desafíos y ver sus problemas no como una muestra de su ignorancia o inhabilidad, sino como oportunidades de aprendizaje y desarrollo. Quienes poseen una mentalidad de crecimiento tienen la convicción de que toda habilidad puede ser desarrollada mediante la práctica deliberada y el esfuerzo constante.


Y así como existen personas growth mindset, también hay empresas con esa mentalidad. Las empresas growth mindset conocen la importancia de adaptarse a los cambios, ya que la inteligencia artificial y la automatización están desafiando la forma en que hacen negocios y crecen. Un informe de McKinsey estimó que a 2030 alrededor de 375 millones de colaboradores en todo el mundo tendrán que cambiar de rol o aprender nuevas habilidades. Con ello, la mentalidad de crecimiento toma una importancia sustancial.


¿Qué significa el growth mindset para los colaboradores? En una encuesta de LinkedIn , se preguntó a 2.400 profesionales sobre cuál es el factor principal de la actual ocupación que los inspira, hace feliz y los hace querer trabajar más.
La respuesta que más se repitió fue “la naturaleza del trabajo” (26% del total de respuestas), seguida de “oportunidades para aprender y crecer” (19%), un componente crítico de la mentalidad de crecimiento. De hecho, la encuesta concluyó que los colaboradores que pasan tiempo aprendiendo tienen un 47% menos de probabilidad de estresarse, 39% más de probabilidad de sentirse productivos y exitosos, 23% más listos para asumir responsabilidades adicionales, y 21% más propensos a sentirse confiados y felices.


Esto es crucial porque impacta en las tres fuerzas que impulsan el crecimiento de la productividad en el trabajo: inspiración + felicidad + trabajo duro. De hecho, según la encuesta, los colaboradores felices son un 20% más productivos que los descontentos.

Otras entradas que te podrían interesar

es_CL